Están los muertos de cabreo. Por tanto desentierro y tanta chochonería política que no les da descanso y solo busca revivir las viejas fobias y rencillas muy de pueblo sin muchas luces. Los hay en las cunetas, los hay en mausoleos, los hay abandonados en fosas precipitadas en lo ignoto de los bosques. Todos embridados por el gusano y la cucaracha royendo al ajusticiado hasta pasado el hueso. Hoy el cacareo es enorme, del panteón de alcurnia hasta la tumba criminal disimulada. Porque víctima o enfermo hoy son todos marimbas marchosas, jaleando la vida desde la muerte a ritmo de bachata unos y de fandanguillo otros. Fuera la mortaja! Bienvenido el sombrerete y las maracas! Qué bello transitar de miles de despojos a cuál más alegre y atrevido! Qué dulce tanto esqueleto incompleto meneando el calcio hoy que hay salvoconducto. Que si un twerking donde nada rebota. Que si un brindis donde el licor termina en charco. Adoro verlos por un día tan felices, olvidada la oscuridad y la soledad del camposanto. Hay tanto colorido en su desfile de espanto. Lúdico el esqueleto, radiantes las cuencas vacías, atentos los oídos sin orejas. Orgullosos de su simplicidad que no es caricatura, trotan y bailan calle abajo en un sinfín de travesuras. Riendo sin sonido de la mano de los niños. Danzando el vals y el tango, livianos y articulados, en piruetas que a nosotros nos serian imposibles. Vivid! Vivid hermanos! Aquí aún tenemos tanto muerto en vida!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s