Yo soy la voz ronca de los cafetales bramándole a la yeguada en la bruma calurosa del mediodía.Soy un gaucho pelotudo rejoneando a las bravas bajo un sol incendiario y bochornoso. Compinche de las pibas lascivas de Villa Guate, cuando la noche se vuelve miel y el mate pócima. Y aún así no sé qué decirte cuando me preguntás a bocajarro si el mundo se volvió loco. Yo creo que sí. Que la gente perdió el honor y la decencia. Que la mayoría vendería a su madre por un plato triste de habichuelas. Que el esfuerzo se desconoce y que la gente lo quiere todo fácil y para ahora, como si el éxito no hubiera que sudarlo y una cara bonita y unas tetas de catálogo te abrieran todas las puertas. Yo vivo enfrentado a la estepa de La Pampa y poco me importa la pompa y el boato de las metrópolis doradas. Yo vivo a lomos de un flete casi alado, cabalgando sin modales los mapas áridos de estas llanuras. Yo, al contrario que vos, vivo libre y sin apegos, sin patrones que me marquen las jugadas y las horas como a una marioneta prostituida. Yo no admito paredes que me encierren. Soy nómada entre pasmarotes. Y te aseguro que no existe mujer ni montura que me haga volver hacia atrás la mirada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s