Si tuviera que darte un consejo, te diría: Asume el vacío. Rompe el cordón que te une a todo cuanto posees. Sin aspavientos ni quejas, sin dar pábulo a los miedos atávicos que contaminan la pobreza. Ser pobre por voluntad propia otorga una riqueza impensable! Tú no eres tus objetos. Y ninguno de ellos representa lo que en ti de veras importa. Quien necesita un reloj Patek Philippe si el tiempo no sólo es incontrolable sino que no sigue las pautas que le exigimos. Quién necesita unos mocasines Louis Vuitton si sólo tú pie descalzo puede sentir el pulso maternal de la tierra. Nada nos es necesario más allá de cuanto traemos de ajuar al nacimiento. Pero es tan fácil dejar hablar a la soberbia! Restregar al prójimo tu éxito como si su envidia fuera la medida de lo que vales! Cuánto dinero malgastado para demostrar a los demás cuán ricos somos! Menuda tontería, desconocido mío. Medirte por el sentimiento ajeno es no medirte en absoluto. Es negarte. Yo que lo tuve casi todo puede asegurarte desde la experiencia que el exceso es fuente de conflictos. Vivimos como niños malcriados, cada vez más lejos de la gente. Despreciándolos por vulgares cuando la vulgaridad crece en nosotros mismos. No poseas. A medida que te desprendes de tus pertenencias lo que queda eres tú.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s