Yo soy la sombra de la sombra de la sombra de un punto indefinido en la infinitud del Cosmos. Sin nombre ni número, sin coordenadas ni historia que me signifiquen. Desposeído de todo, incluso del olvido. Roto en mil pedazos que al unirse forman el vacío. Sin otra voz que el silencio que nada reclama. Inmune a la maldad, a la avaricia, al egoísmo que roen las amarras del cada día. Desnudo frente al trajín de desfiles banales que me rodean. Con los bolsillos llenos de decisiones pésimas y amores inacabados por mi tendencia a regresar a casa cada medianoche con el corazón de una pieza. Yo, sin crédito, sin paz, sin hogar en lo vasto de la tierra, sin dioses a los que recurrir cuando la oscuridad lo absorbe todo. Ven. Baila conmigo en la cúspide del infortunio! Como pibes malheridos que no hallan su acomodo en este pastiche de galaxias! Con una carcajada huracanada que nadie detiene y explota cristalina en los rincones de este encierro! Huye conmigo por los túneles del éter! Sin explicaciones ni consentimientos, como si el alma fuera libre y no estuviera sometida a anclajes miserables que nadie confiesa! Tú y yo. Difuminándonos de a poco bajo la luz extravagante de otro cruel mediodía.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s