Ella me mira con sus ojos verdiazules. Quién soy yo para merecer una mirada tan sublime? Hoy empezó la Primavera y todos los jardines explotan en colores imposibles. La Luna llegó radiante en raso blanco de novia. Y el viento silba enérgico en bulerías bulliciosas que hacen estremecer al rocío bajo el envés de las hojas. Danza conmigo a través de la noche! Ambos de negro en un luto alegre! Tú pintando corazones sobre nuestras sombras huidizas. Yo, marcando con mi sangre eucaliptos, castaños, robles y abedules. Ella gira como un derviche en éxtasis. Y su silueta de boca abierta se convierte por un instante en el eje mismo del planeta. Yo que aún no camino por el alambre de los condenados, me sé casi de memoria los rostros de todos los que cayeron. Rotos y maltrechos, con ojos desorbitados, contemplando su propia muerte con mirada incrédula. Mírame. La vida me ha podado casi todas las estupideces y algo nuevo ha de crecer de esta alma mutilada. Si alguna cosa he aprendido en esta noche extraña es que tus ojos tienen un color que asusta.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s