-Puedo llenarte los ojos con colores que no existen -dice ella como si el arcoíris fuera un absurdo y las alas de las mariposas el bostezo de un artista indolente.

-Puedo recitarte los nombres de todos los que antes fuiste -dice ella inspirando el aire helado que surfea las montañas celestes, mientras yo contemplo embobado el ígneo suspirar de los dragones.

-Puedo hablarte en el lenguaje de los pájaros. O de las flores -dice ella sentada sobre la rama más alta de un baobab milenario.

Ella dice -Te susurraré los nombres de aquellos que nacieron sin padre…Te revelaré el número que mueve la rueca… – girando cuál derviche alborotado sobre el vértice de Longinos.

Ella con mi alma encadenada a su muñeca. Yo con la libertad vendida.

Ella dice -Te enseñaré a contar los golpes de la fragua como un corazón que late entre el yunque y el martillo. Y aprenderás que la Vida no se desea, simplemente sucede. –

En la niebla congelada que cubre esta noche la veo combatir la oscuridad con palabras como luciérnagas. Es una imagen de una ternura incomparable!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s