Cuántas voces ladrando palabras vacías! Parapetadas tras pulsos eléctricos que todo lo distorsionan. Influencers se llaman, cubriendo con un blablear anodino los paisajes grises en los que subsistimos. Qué falta de tino y juicio demuestran algun@s queriendo exhibir una sabiduría inexistente. Todo es postureo cómico y gestualidad grandilocuente para aparentar un savoir-faire del que carecen. Cuánto bobalicón engreído esforzándose por dirigir al rebaño a base de clicks y likes que a nadie importan. Y sin embargo yo contemplo desanimado cómo millones de almas lerdas revolotean dichosas alrededor de estos farsantes! Deleitándose con ocurrencias groseras que cogen carrerilla en el boca a boca, consejos que no aguantan un lavado y decenas de filtros que trampean la naturaleza hasta falsear lo que debería ser evidente. Hoy hasta el más obtuso tiene un altavoz donde volcar sus pensamientos! Es la época de las banalidades, donde nadie pierde dos minutos en reflexionar sus actos. Yo, que no soy mejor que ninguno, escribo bobadas sin la pretensión de que me lean. Sólo porque el alma requiere vomitar los sinsabores. O porque quien me dicta no admite silencios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s