Vosotros viajáis ufanos a lomos de dragones, desafiando al crudo invierno con vuestro aliento ígneo. Forjados en el yunque a golpe de martillo, respondéis con honor desde la fragua a la voz del león, del lobo, del ave rapaz y del ciervo… Flamígero el metal y su mandoble, porque este mundo oscuro pertenece a caballeros que empuñan el acero para defender su nombre. Vosotros plantáis cara al mal humor de las bestias, refulgiendo como soles frente al hielo aterrador que cubre la mañana. Regando con vuestra sangre los eriales, mientras al fragor de la batalla los castillos aguardan el destino volátil de sus pendones. Con los pies firmes sobre el lodo aguardáis, uno a uno, el ataque del contrario. Cuánta dignidad en ese cuerpo a cuerpo sin distancias en el que la malla y la espada luchan por el honor de un escudo hoy olvidado! Generaciones enteras elevándose o hundiéndose en el fango según cuál fuera el hematíe derramado en la contienda! Luego, junto a la lumbre y la hidromiel, vociferáis solemnes la canción del hielo y el fuego, narrando las cuitas  de reyes y reinos cuyo trono de hierro se convirtió en leyenda. Quién el salvador? Quién el enemigo? En la larga noche de los tiempos los paladines se baten dando rienda a su locura. No importa que todas las almenas se derrumben, que los fosos se sequen y las piedras amenacen ruina. Siempre anhelarás haber vivido y muerto en tiempo de dragones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s