Te veo pavonearte por las amplias avenidas del hombre, rebosando lujo y excentricidades. Convencido de ser una buena noticia. Incapaz de apartar la mirada del galán articulado que se refleja en los escaparates. Henchido de planes que sólo te sirven a ti mismo avanzas triunfal con intención de conquistar el horizonte entero. Armado hasta los dientes con tu ignorancia y tu falta de empatía. Incapaz de deducir que tú y el mundo bien podríais ser una mota indiscernible en un maremagnum de universos paralelos. Mira, apenas hemos empezado a escudriñar el misterio de las dimensiones, apenas comprendemos lo minúsculo que es nuestro ego en la vorágine de las cosas, apenas intuimos que siempre hay algo mayor y menor que nosotros en una cadena que quizás se repite hasta el infinito. Hablamos grandes palabras, pero nuestro discurso es una brisa leve en el cómputo de las voces que reclaman atención en el danzar de las esferas. Por eso en esta noche oscura que todo lo permite, yo contemplo con ojos de niño las posibilidades múltiples del gran ingenio. Cuánta algarabía alzándose desde el reino cuántico repleto de sorpresas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s