Viajas las desangeladas corrientes del éter. Solo. Un monolito imponente que no conoce destino. Abrazado por la oscuridad sin pausa que todo lo consuela. Y como una exhalación irrumpes sin aviso en las órbitas de los planetas. Inimaginable la fricción y las memorias adosadas. Prófugo de constelaciones que aún no conocen nombre te deslizas por el caos sideral sin horizonte, surcando la negrura de nuestra falta de conocimiento. En el silencio que acuna la materia te mueves por inercia inventando rutas que la cartografía ignora. Ningún mapa halla acomodo en la inmensidad que te acoge! Como un tótem de hechura fantástica volteas tus medidas en una aceleración que nos mantiene perplejos. Qué motor prodigioso anida en tus entrañas? Qué civilización ignota te tripula? Qué realidad incomprensible se esconde tras tu epidermis congelada? Ajeno a la cháchara que provocas, no detienes ni aminoras tu propulsión endemoniada. No supimos ver qué secreto contenías! Sólo un eco imperceptible alumbra tu adios en las pantallas ahora huérfanas de quienes te bautizaron. Cuántos nombres acumulas en este maratón que quizás se mida en eones? En el caudal magnético por el que discurres me parece oír los ecos de las voces que te empujan. Nada está lejos. Nada está cerca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s