Tú abres puertas a lugares que yo desconozco, como un sereno 2.0 capaz de inventar cancelas donde ayer se levantaban muros. Las gentes a mi alrededor ladran consignas de todos los colores, amedrentando al semejante con su rabia de baba y su intransigencia pacata. Envueltas en banderas que hacen de la humanidad un espacio limitado donde el falso enemigo nunca es bienvenido. Tú despejas el aire cargado con malas palabras, falsedades y soberbias, abriendo de par en par ventanas que ayer no existían pero que hoy iluminan la estancia con el frescor de las buenas nuevas. Te inventas un sol que calcina a los advenedizos que infectan la convivencia con burdas mentiras, porque nadie debería jamás aprovecharse de la candidez del ciudadano para fracturar pueblos y malherir países. Cuando las multitudes subyugadas por farsantes marchan a gritos sobre una paupérrima democracia, tú te levantas como un cerrojo que protege la legitimidad de las naciones. Tienes grabado en la frente el signo común a quienes te precedieron y las alas desplegadas como un lienzo multicolor sobre el horizonte. Sé que no es fácil contrarrestar tantas adversidades a mano limpia y sin cadáveres, pero junto a ti hemos sobrevivido a revoluciones que podrían haber borrado para siempre las sonrisas del planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s