Él abrasa las pieles inocentes de los niños con patógenos nerviosos que la comunidad internacional ignora. Mientras ella rivaliza con celebrities coqueteando pizpireta con el glamour del mundo. Él bombardea sin mesura hogares repletos. Mientras a ella le preocupa con qué tonalidad combinar el color de sus últimos zapatos. Ay si yo tuviera las riendas del destino de cosas y personas! Cuánto caldero hirviente aguardaría a algunos energúmenos que mal escriben la historia! Veo los ojos de un pueblo compungido tantear entre las ruinas el orgullo hurtado. Vencida la dignidad de la que no debería prescindir ningún ser humano, atornillada la obediencia a base de misiles dispuestos a reinventar la fisonomía de la tierra, mutilada sin apósitos toda discrepancia que ponga en duda la literalidad del sátrapa de turno. Él sonríe encantado frente al complaciente espejo moscovita, sin remordimiento alguno por la masacre que mancha sus manos. Ella, rebosante de sí misma, finge no enterarse de los crímenes en la primera fila de los desfiles que aún la soportan. De qué hablan cuando están a solas? Flotando ambos en la sangre derramada de sus compatriotas. Entre cuerpos desmembrados y familias arrasadas por su capricho homicida. Ojalá supieran el destino que les aguarda al otro lado del espejo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s