Emergiste de entre la caliza como un felino sorprendente. Mirando a un mar que hoy no existe quisiste hablarle al mundo en un lenguaje nuevo. Siempre vigilante, guardián del horizonte, le explicabas al pueblo las venturas de sus antepasados, macerados bajo tierra tras milenios de despropósitos. Quién te dio forma para regocijo del futuro? Quién te labró con paciencia estas facciones confusas? Has visto la historia verter sus contenidos frente a tu mirada estoica, mientras a tu alrededor las marionetas se agitaban voraces en sus delirios infantiles. Faraones, generales, mercenarios, campesinos. bandidos, exploradores,… todos danzando su baile para tus pupilas de piedra. Bajo voces guerreras que todo lo corrompen tú pedías ternura y un compromiso sin maldades. Pero en esta orbe de pazguatos nadie atendió tu propuesta. Hoy te desintegras humedecida entre las ruinas. Absorbes del suelo sus jugos mortíferos como un veneno que te corroe sin tregua. Pero no cejas de otear nuestras conquistas, sobrepasada quizás por tanta impertinencia. Quién sabe lo que guardas y aguardas, preñada como estás de tanto secreto. Yo te recuerdo batiéndote en la arena, con la testuz orgullosa cuando el equinoccio te cubría de sombras y silencio, como si el hálito te hubiera abandonado y los nummulites redivivos se te zamparan el alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s