Te busco en lugares imposibles, allí donde la luz es un resquicio mínimo y la oscuridad una matrona solícita. Te busco extraviada entre mansiones sin cariño, cuyas ruinas desatendidas son hoy cadáveres recios bajo el sol crujiente de la mañana. Te busco con el cansancio de muchos inviernos, amoratado por el desconsuelo, averiados los bolsillos por mi falta de tino con la mecánica de la vida, ilesos los caprichos aunque la muerte sea ahora un rostro conocido. Te busco con una cierta desidia después de tanto romance caducado, como si aún pudiera hallarte tras una esquina en un lance del todo inesperado. No tengo plan para el futuro. De qué sirve retar a la rueca si todo cuanto espera ya viene escrito en el hilo! Te busco como si el destino atendiera a casualidades, como si el porvenir ondeara tu nombre antes de que mi calendario se marchite, como si en la quietud de esta noche mundana tu nombre detuviera el tic-tac de todos los relojes. Tú, desdibujada como un recuerdo perezoso, viajas abrazada al viento que prologa la tormenta. Y tus ojos turquesas se reflejan eléctricos en todos los océanos y los mares del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s