Tú me preguntas por las luces acrobáticas que desperezan la mañana. Yo, que admiro tu candor adolescente, te explico que el mundo es una anomalía. Tú sueñas con esferas imposibles. Yo podría decirte que la vida no es una coincidencia aleatoria sino una obligación de los planetas. A ti te urge una existencia llena de misterios. Yo ya cumplí con los arcanos. A lo lejos las sirenas aúllan sus urgencias pero ya nadie atiende sus llantos lastimeros. El día se despertó sin genocidas y todas las fronteras perdieron su sentido. Tú, con esa valentía rayana en la inconsciencia, no temes los obuses de esta última contienda. Yo, que he vivido guerras que ni siquiera recuerdo, podría abrirte un camino en el éter para que huyas por bulerías sin que nadie te detenga. En esta noche de bandidos todas las sonrisas son falsas. Pero tú prefieres jugarte la suerte desafiando la estocada. Yo camino amortajado entre muertos, dirigiendo una orquesta de marimbas que alegra y entretiene el negror de estas calles vacías. Ya no conservo la fe ni el cáliz. Tú, encorvado entre las gentes que te lastiman, siembras mansamente semillas de todos los credos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s